Seleccionar página

Inauguramos este blog con el homenaje, siempre merecido, a Astrid Lindgren, autora de Pippi Calzaslargas. Esta obra fue publicada en 1945. Así, mientras en España se leía Marcelino, Pan y Vino, de José María Sánchez Silva, Europa disfutaba con las andanzas de una niña que cuestionaba los valores de un sistema educativo basado en la represión. Cómo no explicar así algunas carencias de nuestra literatura infantil. Os dejo con un enlace que remite a al vida y obra de Astrid Lindgren (http://www.imaginaria.com.ar/12/2/lindgren.htm) y con un frgamento que demuestra, por su vitalidad, la condición de clásico que Italo Calvino reclamaba para obras como ésta.
¿Vives sola?
– Ya veis que no –repuso Pippi-. Está conmigo Míster Nelson.
– Bueno; pero ¿no están aquí tu padre ni tu madre?
– No; ni mi padre ni mi madre – contestó Pippi alegremente.
– Entonces, ¿quién te dice que te vayas a la cama y todas esas cosas? –preguntó Annika.
– Pues yo misma –repuso Pippi-. La primera vez me lo digo amablemente; si no me hago caso, lo repito con más severidad, y si continúo sin obedecerme, me doy una buena paliza. (Barcelona, Juventud, 2002. Trad. de Blanca Ríos).

A %d blogueros les gusta esto: