Seleccionar página

Constanza nos invita a compartir en este espacio nuestra última lectura y nos escribe:

En la vida diaria además de nuestras lecturas del máster, podemos estar acompasadas con algunos “relajos lectores“.

Así,se inicia esta conversación con su reseña sobre:

Estoy mucho mejor, David Foenkinos, Seix Barral, 2014,  España, 334 p

image006

Cuando va pasando el año trato de ir alivianando las lecturas. Cada mes que pasa la carga de trabajo va incrementándose, la agenda se entinta a niveles descomunales: va subiendo de peso, intensidad, volumen  y  densidad. Entonces en esta cuesta arriba, las lecturas nos tienen que ayudar a no decaer, nos da ánimo. Y nada mejor que  leer a David Foenkinos. Ya en años anteriores había disfrutado el placer de leer La delicadeza  y Los recuerdos. ¡Entonces, viejo amigo!

Experimenté con especial deleite la obra recién publicada Estoy mucho mejor. Nos hace un guiño y nos encanta, invariablemente, de nuevo. A este escritor se lo recuerda bien pues no se amilana ante los embates de la vida, va con decisión a buscarle la vuelta positiva a la existencia. Cabe tener frustraciones pero a la amargura él la trata con frescura.

Todo en el suelo (sin terremoto telúrico, sino amoroso) y el autor se las ingenia para que sus personajes tomen direcciones  y decisiones donde el corazón gana la partida. Pienso que la vida se te ordena bien cuando el corazón sigue latiendo a buen ritmo. Un dolorcito de espalda te puede cambiar la vida, y si vienen los dolores, bienvenidos los dolores… finalmente puedes  recibir nuevos amores.  Puedes quedar mucho mejor, siempre y cuando te permitas, como lo hace  el protagonista, la libertad  de darle un giro a tu vida y reírte de los peces de colores.

La vida es muy entretenida, síganle los pasos a este francés que guitarrea las historias muy bien. Fue un gozo total leer esta novela melodiosa, tan cercana y humana que te enamoras de su hábil pluma, ligera y suave. Como decimos por estos lados: Este hombre es una pluma. Cómo no enternecerse y reírse de las situaciones que vive un hombre donde un dolorcito de espalda le desbarata  la vida completamente. Los cambios amorosos son dramáticos, pero si te los describe Foenkinos los lees sin drama. ¿Cómo alguien puede hacerlo tan bien? O bien, creo que además del escritor aquí el lector representa un papel importante, puesto que aprende de porrazo en porrazo y sabe que la vida ¡hay que tomársela como viene! No queda otra.

Constanza Mekis Martínez

Coordinadora Nacional Bibliotecas Escolares CRA

Unidad de Currículum y Evaluación

Ministerio de Educación de Chile

www.bibliotecas-cra.cl

A %d blogueros les gusta esto: